Si existiera / 7 febrero 2017

Si existiera: La casa de Joanna y Michael

De la película Last Night.

Joanna y Michael comparten un dos ambientes casi loftesco de dimensiones extraordinarias. Bien por Joanna, una escritora freelance que trabaja en pijama desde su casa y se anima a vivirla.

 
La consigna en este departamento parece ser una sola: todo a la vista. Libros, revistas, especias, huevos, pan, vajilla, utensilios de cocina, toallas. No hay alacenas en la cocina, los vasos y tazas están en estantes de vidrio. En el pasillo, las toallas están prolijamente dobladas en estantes que no tienen puertas. Considerando la escueta paleta de colores sepia, los objetos “sueltos” son una buena forma de cortar con la seriedad.

La fórmula para lograr un factor hogareño y agregar calidez también incluye vivir o adueñarse de cada rincón, como hace Joanna cuando se sienta a fumar en bata en el alféizar de la ventana de la cocina o cuando deja pilitas de libros por toda la casa. Un nivel moderado de desorden o relajo también aporta una dosis de decoración.

Codiciamos: la cocina en su totalidad, pero especialmente esa barra en L con dos niveles que cumple mil funciones.

Cabe mencionar: todo es doble –los espejos en el baño, las bachas del baño y de la cocina– y sin embargo, reina una asimetría que aporta credibilidad.

 

Si encontrás una casa chaucha en una película, ¡avisanos! 🙂
[email protected]

publicado en Si existiera


Casas que visitaríamos si fueran de verdad.

por Valentina Varas

Valentina nació en Buenos Aires en 1991. Es celíaca y nieta de panaderos. Estudió Marketing, escribe poesía (La velocidad de una fiesta. 2016, Pánico el pánico), duerme poco, saca fotos, hace collages e investigaciones y otras cien cosas más.