Soñar casas / 23 Noviembre 2015

Soñar casas #4

¿Cómo sería tu casa si pudieras hacer magia?

Te aviso que ésto es solo una caja rectangular, blanca.

Desde adentro, con trincheta, hice un hueco, para poder mirar lo que pasa afuera.
Afuera es tan inabarcable, tan de los otros, que acá, lo que es mío, quiero reducirlo a lo menos que se pueda.

Entonces vivo en caja, con nueve accesorios
una silla de madera y paja,
una vela en plato de cerámica con esas flores pintadas,
un colchón sin sábanas,
un pescamagic original,
un libro de Nazim Hikmet,
una servilleta a cuadros, planchada
una taza,
la palangana rosa para bañarme.
y el hueco para mirar.

Cuando me canso de sentirme lejos, tapo el hueco, entonces sólo veo lo mío.
Cuento mis cosas con los dedos de las manos y si ya no quiero algo, lo revoleo afuera, para que se lo agarre alguien.

A veces a mí también me llegan cosas, de otros desprendedores patológicos. Aparecen por el hueco. Algunas, incluso, son tentadoras.
Una vez llegó un recetario de tortas de Blanca Cotta; podría haber mirado las tortas mucho tiempo, analizado el color de las cremas, pensado todo tipo de cosas en relación al chocolate,
Pero no, dejame así.
La nada y el silencio me vuelven elegante.
No quiero alteraciones acá adentro.
Acá sólo descanso mental.
Acá mi caja blanca.