Editorial / 11 Mayo 2015

Libertad

creatividad_03

Casa de Georgi y Chino

Todos podemos tener ideas y cualquiera puede ser original.

Suele pasar que, al intentar resolver algo, censuremos las ideas diferentes que se nos ocurren. Nos convencemos de ir a lo seguro para no meter la pata. Pero ¿qué pasa si lo que necesitamos nos pide más que obviedades? Hay que ignorar ese filtro, y arriesgarnos a ser creativos.

Estanislao Bachrach (biólogo), cuenta en su libro “Ágilmente” que todos nacemos con esa capacidad, pero que se endurece a medida que crecemos, entre otros motivos, por la aceptación ciega de las convenciones sociales. Y nos da una buena noticia: podemos reaprender a imaginar como niños y a hackear los “patrones habituales de pensamiento” como unos capos, ejercitando el cerebro para que las ideas fluyan sin censura y obtengas no una buena, sino muchísimas nuevas. Para encarar este desafío, dice, es fundamental estar lo más relajados posibles, desoyendo el miedo a lo desconocido y al fracaso.

*Casa Chaucha te pregunta*


¿Cuál es el entorno en el que más te liberás de la mirada ajena, hacés lo que te gusta de verdad, y sus variables dependen solo de vos -o de vos y tu círculo más íntimo-?
Ojalá hayas pensado en tu casa.

agilmente

Las reglas del ámbito privado son que las uno redacta, y no hay virtud más grosa para concederle a “la casa”. Al momento de decorar, si querés colgar una selfie gigante en la cocina, está bien. Si se te ocurre agarrar todos los libros y clavarlos en la pared, también está bien. Podés vestir a un maniquí los domingos, recrear la escenografía de una película o dormir todas las noches en una hamaca paraguaya. Sí, todo lo que quieras hacer está bien.

Generar ideas diferentes para tu casa, y ejecutarlas, es aprovechar una gran oportunidad para explorar tus capacidades ocultas con libertad y sin riesgos. Y así después, de yapa, esa apertura renaciente contagia a los demás aspectos de tu vida.

¿Decoración? No: creatividad.

El próximo lunes te vamos a contar por qué tu casa, además de ser la locación ideal para ejercitar la búsqueda de ideas, es también una motivación infalible para que tu creatividad pase de nivel.
Y luego vamos a empezar a ejercitar (mentira: a jugar) con una primera Entrada en calor.
¡Vuelva pronto!

publicado en Editorial


por María Tórtora

María creó Casa Chaucha en 2009 y desde entonces conoció y fotografió más de 170 casas, dio charlas y dictó talleres, entre otros experimentos. En 2017 saldrá a la calle su libro "Revolución en la casa" (Ed. Monoblock).