Interiores / 18 Julio 2012

Interiores #93: Mientras tanto

Celeste llegó a este departamento hace sólo seis meses. Algo de lo que quedó de su habitación de niña, alguna donación de parientes y una pequeña parte de compras de hoy, armaron este lugar que ya tiene magia. Aunque la lista de pendientes siga abultada.

Esperar los muebles perfectos (o esperar a tener muebles) no tiene por qué ser un tiempo decorativo muerto: un sillón súper cómodo armado con almohadones gigantes podría quedar así para siempre si lo otro no se presentara. Y leer, charlar, comer… todo sobre la alfombra. Sin mesa ni sillas ni grandes despliegues.

El escritorio puesto en diagonal es clave. La cocina, un encanto. Todo es blanco y madera con chispas de rosa, turquesa y violeta, menos ese baño autoritario al que se enfrentó con valentía y color negro.

Fotos: María Tórtora

publicado en Interiores


Recorrido fotográfico por una casa, contado desde la experiencia de los que la armaron y la viven.