Interiores / 11 Octubre 2009

Interiores #15: El hombre sensible

Cuando vimos fotos de la casa de Juan, surgió una duda: ¿Es obra suya o de un decorador? Mía. Insistimos: ¿En serio no intervino un profesional? ¡En serio! Le creímos y fuimos a su casa. Con esta introducción decir qué está buena roza lo obvio.

Las dudas se fueron disipando con la charla: “Crecí rodeado de mujeres, todas con sensibilidad artística, especialmente mi madre.” “Tengo novia y voy a la cancha, pero si paso por un negocio y veo un almohadón perfecto, me emociono.”

En el living, una jaula enorme que consiguió por cero pesos es el chupetómetro de él y sus amigos. El escritorio de su niñez se rodeó de sillas turquesas y pasó a ser mesa de comedor. La gran cantidad de luz que entra por las ventanas es filtrada por cortinas americanas que logran un juego de sombras más que interesante.

En la habitación donde trabaja hay ¡heladera! y… ¡¡metegol!! El patio, al igual que el balcón de su dormitorio, está poblado por plantas de todo tipo (compradas o rescatadas de la calle). Además, hay un mural recién estrenado, obra del artista callejero holandés Bert Van Wijk.

Fotos: María Tórtora

publicado en Interiores


Recorrido fotográfico por una casa, contado desde la experiencia de los que la armaron y la viven.