Organización / 2 febrero 2017

La caja de Pandora

Todos tenemos un cajón o mueble repleto… no se sabe bien de qué. ¿Te imaginás saber exactamente lo que contiene, y mantenerlo siempre ordenado? Sí, eso es posible. Y es hermoso.

Vamos a ordenarlo de una vez y para siempre, asignándole una mejor ubicación a cada cosa.

Folletos
Los que quieras conservar pueden estar organizados en alguna carpeta de acuerdo a la temática, fecha, rubro, o el criterio que elijas.
Para los del delivery podés armar un directorio con los datos de contacto y agregarles comentarios sobre los platos o pegar el menú actualizado. Con esto lográs mantener todo en un mismo lugar y eliminás gran cantidad de papeles.

Electrónicos que ya no funcionan o perdieron a su compañero
Sacá todo ya.

Agendas de años anteriores
Determinar qué información es valiosa y establecer métodos para conservarla: guardar las páginas importantes, registrar esos datos en otro lugar o digitalizar el contenido.

Garantías de compras y manuales de instrucciones
Garantías: tirá las vencidas. Las vigentes pueden guardarse en una carpeta o caja correctamente identificada.
Manuales: guardá solo lo extremadamente necesario. Para todo lo demás está internet.

Bolsas de cartón
Establecé una cantidad máxima y deshacéte del resto. Así siempre vas a guardar las mejores o más útiles.

Cuadernos o apuntes viejos
Rescatá los contenidos que tengan utilidad o podrías volver a consultar en algún momento. Lo mejor es escanear la información y deshacerte de todo. Podés donárselo a alguien que esté estudiando lo mismo.

Ropa en desuso
Me queda chica, me queda grande, los zapatos lindos que lastiman.
Volvé a probarte todo. Quizás recuperaste el peso deseado y no te diste cuenta, o de golpe los zapatos quedan cómodos.
Si no pasa nada de esto, lo mejor es darlas a otro.

Los botones de repuesto que vienen con las prendas nuevas
Armá paquetitos y ponele un sticker con la descripción de la prenda a la que pertenece para ubicarlos fácilmente.
Si no tenés claro de dónde es cada botón, podés destinar una cajita a los “botones desconocidos”.

Recuerdos en papel (entradas a conciertos, tickets, pasajes, cartitas)
Estas cosas más que cachivaches se convierten en objeto de colección y siempre se complica a la hora de tirarlos (¡tampoco hay por qué hacerlo!). Se puede lograr algo similar a lo que sugerimos con los flyers: armar carpetas bien organizadas o exponerlos como se merecen.

***

No es cuestión de tirar todo (o sí, depende de tus objetivos). La clave está en aprender a diferenciar cuáles son las cosas que guardás porque no sabés dónde meterlas, de esas otras que sí necesitás.
Si al principio te cuesta ver esta diferencia, no dejes que eso te trabe: avanzá primero con los ítems más fáciles y el ritmo solo te va a ir llevando.

publicado en Organización


Orden propio y armonía para estrechar la relación con la casa y vivir mejor.

por Emilia Roggiero

Emilia es organizadora de espacios. Diseña soluciones a medida de cada casa, home office u oficina para lograr ambientes funcionales y equilibrados. Trabaja en marketing, comunicación y producción desde hace seis años y organiza desde que tiene memoria.