Organización / 17 noviembre 2016

Orden y progreso para las comidas de todos los días

Respondemos la tediosa pregunta “¿qué comemos hoy?” creando un menú semanal que nos ayude a organizar, prever y evitar las corridas al súper a último momento.

Vale la pena intentarlo porque:

Es antiestrés
Si te anticipás y planificás, eliminás el estrés que implica improvisar a último momento, sobre todo si estás agotado luego de una jornada larga.

Es democrático y equitativo
Con un menú armado se pueden dejar algunas cosas preparadas o congeladas, y ahorrar pasos al momento de cocinar. Prever estos pasos permite dividir las tareas y que todos se ocupen de algo, lleguen a la hora que lleguen.

Es más ecónomico
Las compras se vuelven más efectivas porque sabés qué es exactamente lo que necesitás. El ejercicio de pensar qué llevar a la mesa y armar la lista ya lo hiciste en casa o en el colectivo, pero no en la góndola.
Además vas a llamar menos veces al delivery.

***

Ayudita
Si sos de los que les cuesta arrancar, podés descargar este planner (¡gracias Seelvana!) para organizar los platos de tu semana, que incluye un espacio para armar la lista de compras mientras planificás, así todo está en el mismo lugar y a la vista.

El mejor momento para armar el menú es durante el fin de semana, porque te deja tiempo para comprar los elementos necesarios. Claro que esto depende de las rutinas de cada casa, pero lo importante es generar ese rato de lluvia de ideas alrededor de la comida.

publicado en Organización


Orden propio y armonía para estrechar la relación con la casa y vivir mejor.

por Emilia Roggiero

Emilia es organizadora de espacios. Diseña soluciones a medida de cada casa, home office u oficina para lograr ambientes funcionales y equilibrados. Trabaja en marketing, comunicación y producción desde hace seis años y organiza desde que tiene memoria.