Heladeras copantes / 13 Agosto 2013

Heladeras Modelo 2013



Pilar y Julián la pintaron, como hacen con todo lo que se les cruza en el camino. Tiene un ciervo y es dorado. Hermosura.

*********


Eduardo amaba su mantel de hule mexicano, pero a su mesa le quedaba corto. Cansado de no usarlo, se lo pegó a la heladera. (Atenti al microondas.)

*********



La que tuvo Viktor durante 10 años, murió. Y en vez de enterrarla le sacó el motor y la pintó así, increíble. Ahora guarda sus materiales.

*********


Infaltable el aporte de Silvina (anteriores -> 12 y 3): esta vez, un Darth Vader poderoso e indeleble.

*********


De coté. Eve vistió la suya con una foto que sacó Ramiro en un viaje del pasado.

*********


A Natalia le gusta sacar fotos de comidas del mundo, y elige la heladera como soporte para exponerlas. Hay de una quesería en Tandil, de la feria de Tristan Narvaja en Montevideo, del Mercado de la Boquería en Barcelona, de papines Andinos en Jujuy, un desayuno muy inglés y más.
Hay que tener la heladera bien provista para evitar el contraste.

*********



Sólo para fanáticos. Alejandro y Fernanda fotografiaron la etiqueta, la recortaron, retocaron y plotearon. Antes de pegarla, pintaron los lados de la heladera de gris para que no desentonara. ¡Cuánto amor! ¡Por un whiskey! Muy bien.

*********


En vez de sostener con imanes un calendario, Valeria encintó la heladera formando una grilla y con pintura pizarrón arrnó su organizador semanal.

*********


Mariana imprimió en vinilo un diseño suyo, lo recortó, y pegó círculo por círculo. ¡Muy bien diez por usar todas las caras!

*********


Solana y Javier la reformaron como mini bar, le dieron una personalidad nueva, con nombre y todo: Cook.

*********


Jeza y Vicky la recubrieron con un diseño de amigas. La zona del freezer, con esas montañas nevadas, es una perla.

*********


Jose Maria y Ana Lia estaban por jubilarla, pero decidieron darle una oportunidad con cuadrados de vinilo y paciencia. Sigue funcionando más o menos, pero los golpes y las picaduras de óxido no se ven más.

*********

publicado en Heladeras copantes


En la mayoría de las casas las vemos atiborradas de imanes de pizzerías de la época en que los números de teléfono tenían sólo siete cifras. Pero hay excepciones