Interiores / 19 Septiembre 2012

Interiores #97a y #97b: Abajo y arriba

¡Doble!
Mariana y Lucila, madre e hija.

*********

Mariana vive con Amancio, Paloma y Ramón, tres de sus hijos, y Mimí, en esta casa con mil historias y cambios de look detrás.

Hoy luce: verde y madera en la cocina, flores en la pared, baúles, muebles con patas serruchadas para dar en la altura, caballos, arañas con lámparas de bajo consumo y decenas de obras enmarcadas de artistas amigos.

Mariana mudó su cuarto a un apéndice del living para dejarle espacio a los chicos. Con vista al jardín, sin cortinas ni persianas ni puerta, con piso de baldosas y algo de pintura descascarada, tiene una de las habitaciones más hermosas que hemos visto. De cerca y de lejos.

*********

Para Lucila, independizarse no fue sólo mudarse. Fue tomarse un avión, recorrer y trabajar por el mundo durante mucho tiempo. Por eso, cuando volvió no tuvo ningún problema en asentar la convivencia con Tomás en un departamentito que siempre estuvo sobre su casa materna.

Desensillaron y equiparon. Con colchones, mantas, cuadros (alguno con la firma de Mariana), espejos, cortinas de cuentas, muebles, puertas y hasta maderas rescatadas, lograron darle su propia identidad al lugar. Es cálido, luminoso, colorido, despelotado. Y por fin todo lo que fueron acumulando en los viajes encontró su destino final.

Fueron dos hasta que adoptaron a Asia (una perrita que, junto con Mimí, son quienes menos respetan las fronteras). Y ahora están haciendo lugar para el bebé que ya se viene.

Fotos: María Tórtora y Lucía Luna Crook

publicado en Interiores


Recorrido fotográfico por una casa, contado desde la experiencia de los que la armaron y la viven.