~ Interiores #94: Odisea del espacio ~

Este departamento es el standard que nos deja esta época de construcción desmesurada: monoambiente con cocina integrada, baño y, si tuviste suerte, balcón. Junto a los renders del cartel debería decir también “¡Sin onda!”, “¡Sin detalles!”.

Aquí la casa de Paula, y un nuevo ejemplo de cómo con dedicación y ojos bien abiertos estas situaciones mal paridas se pueden revertir: dividió el ambiente en tres con una barra y un muro de bloques de cemento huecos. Aisló electrodomésticos con enrejados. Metió una cama y un sillón gigante. Usó colores fuertes de punta a punta sin miedo de abusar, o buscando abusar.

Ella no tira nada. Todo lo que no se degrada lo convierte en otra cosa, para usar o para regalar. Así, con descartes suyos o de otros, armó cuadritos, imanes, cajas, jaboneras, candelabros y todo lo que se te ocurra. Y lo de la cáscara de maní es una exageración simpatiquísima.

Fotos: María Tórtora

~ Te puede gustar ~