Interiores / 15 Septiembre 2010

Interiores #48: Herencia, pinceles y dulce de leche

Virginia se instaló en esta casa de su Cañuelas natal -la cuna del dulce de leche- hace no mucho. Como antes la ocupaba su tía, vivió unos meses rodeada de todas las cosas que ya había ahí. Pero con el tiempo y un trabajo interno grande, logró comenzar una edición arrasadora: esto se dona, esto se lo lleva X, esto se queda…

¡Y quedó cada joya! Miren sino la cocinita del año de ñaupa, haciendo de mueble de guardado, rodeada de tanta cosa linda.

En una semana de gripe movió sus petates al living y allí se quedó para ver tele durante la recuperación. Cuando mejoró y quiso volver a su cuarto se dio cuenta que no le gustaba tanto como pensaba, y… ¡lo abandonó! Se quedó durmiendo en la cama que oficia de sillón hasta que logró darle la onda que buscaba a su habitación. Y nos confiesa que su momento decorativo es espontáneo y nocturno: a las 11PM puede pelar el pincelito y ponerse tiqui-tiqui a repasar el turquesa de las sillas. Nos encanta ese fundamentalismo.

Fotos: María Tórtora

publicado en Interiores


Recorrido fotográfico por una casa, contado desde la experiencia de los que la armaron y la viven.