Interiores / 11 Mayo 2010

Interiores #38: La teoría de la evolución

Paula confiesa que ni ella ni Sandro, su marido, tuvieron interés en cómo lucían sus casas hasta que llegaron a ésta, en Pacheco, donde hoy viven con sus tres hijos: Candela, Lorenzo y Camilo. Escuchar esa declaración mientras se recorre cada rincón intervenido por sus manos e imaginación resulta sorprendente.

Empezaron tomándole el gustito a recorrer negocios y ferias de antigüedades típicas de la zona donde viven. Aceptar donaciones de cosas en desuso por parte de amigos y familiares (varios se han arrepentido al ver los resultados, pero… ¡lo que se regala no se pide!) los llevó a mirar con otros ojos cualquier cosa que encontraran abandonada: Sillas cojas, canillas, puertas de alacenas, ventiladores… a todo logran encontrarle lugar, y hasta usos nuevos.

El resultado de ese camino hizo que siempre estén embarcados en proyectos nuevos para la casa, que acompañen los movimientos de sus habitantes. Pero no sólo eso: Paula asegura que ese vuelco trajo cambios invaluables en sus vidas. Además de la escenografía de su día a día, modificaron prioridades, intereses, gustos… Para mejor, está clarísimo.

Fotos: María Tórtora

publicado en Interiores


Recorrido fotográfico por una casa, contado desde la experiencia de los que la armaron y la viven.