~ Interiores #36: Esperar el momento ~

¿Cuántas veces te topaste con una ganga pero la dejaste pasar porque no era el momento? A Luz y a Mauricio les pasó varias veces cuando vivían en un departamento muy chiquito, en el que no entraba nada más. Priorizando los planes de tener un lugar más grande en el futuro, consiguieron una baulera y fueron guardando allí todo lo que soñaban para esa casa. Así, aceptaron gustosos varios muebles de familiares y no se privaron de pasear, como tanto les gusta, por anticuarios y mercados del Gran Buenos Aires, abiertos a encontrarse con sorpresas a buen precio.

El futuro llegó y el departamento de Núñez luce espléndido con la unión de lo que ya usaban y todo lo que esperaba salir del mientras tanto.

Pero la cosa nunca termina (como dice Luz y nosotros compartimos: ¡por suerte!). De a poco fueron agregando cosas nuevas, como las sillas de Amistad o nada, un sillón conseguido a través de Internet, recuerdos de viajes y el cuadro enorme del living comprado a un pintor loco y simpático del Mercado de Pulgas. Y de autoría de Luz, cortinas para toda la casa y la exitosa lavada de cara a base de pintura y mosaicos para la mesita de las plantas.

Fotos: María Tórtora

~ Te puede gustar ~